Gran participación popular en las II Jornadas Medievales

Reencuentro con el pasado, intercambio de recuerdos, renovación del espíritu corraleño... Cualquiera de estos calificativos sirve para describir el entrañable fin de semana vivido en Corral. Todos ellos se encierran en los dos aspectos más significativos de las Jornadas Medievales de 2011:  alta participación popular y ausencia total de incidentes.

Día 29

Día 30

Día 31

 

Ha sido una continuación mejorada de las Jornadas Medievales celebradas el verano pasado y la antesala de la gran celebración del VII Centenario de la fundación de nuestra villa que tendrá lugar en 2012. Pero, sobre todo, lo que el último fin de semana de julio se ha vivido en Corral de Almaguer ha sido  un alarde de concordia y buena vecindad. La capacidad de movilización y organizativa de la Asociación Cultural  Amigos de Corral, el decidido apoyo del Ayuntamiento y de la Fundación Rico Rodríguez y la magnífica y laboriosa dedicación de la mayoría de las asociaciones corraleñas han hecho posible tres días de autentico disfrute que han acaparado la atención de la mayoría de los vecinos. Tan solo en el desfile de la noche del viernes 29 ya participaron cerca de 500 personas vestidas para la ocasión y encabezadas por un grupo de caballeros a lomos de elegantes monturas. 

Ya en la plaza, con las casetas temáticas mucho más vistosas y mejor situadas que el año pasado, el presidente de la Asociación , Antonio Muñoz, actuó como maestro de ceremonias. Dio paso al discurso de la alcaldesa, breve y conciso, quien a su vez presentó al recién nombrado presidente de la Diputación Provincial de Toledo, Arturo García-Tizón, un amante de la Historia que hizo un pequeño repaso de los hitos que han llevado a nuestros pueblos a ser lo que son hoy día. En nuestro caso, una villa amable, buena acogedora de visitantes forasteros y capaz de salir a la calle durante tres días para demostrar lo que es capaz de hacer por reconciliarse con su pasado y mantener vivo su recuerdo. Y para que el año próximo sea mejor, García-Tizón se comprometió públicamente a apoyar la celebración del VII Centenario desde la institución que preside. La alcaldesa no dudó en recoger el guante y  aseguró que se lo recordará cuando llegue el momento.

PANADEROS Y CARNICEROS; MESONES, ARQUEROS Y CASTILLOS HINCHABLES

Ha sido un fin de semana de suma y sigue. Al gremio de panaderos se ha unido este año el de los carniceros. Las mujeres de Santa Águeda han montado su propio mesón y los AMPAS de los colegios han creado un espacio dedicado a los más pequeños en el que han convivido los castillos hinchables del Colegio Público con el teatro de títeres del Colegio de La Salle. En medio, un arquero profesional enseñaba a los pequeños a utilizar el arco con puntería y destreza.

La Plaza Mayor y sus alrededores han sido el mejor escenario posible. Con los suelos recien pavimentados y con un entoldado que aliviaba los rigores del estío, el centro de corral ha sido durante estos tres días un recuerdo vivo de nuestros antepasados de hace siete siglos. Alfareros, herreros, grabadores, cereros, niños que hacían pulseras sobre la marcha.... Varias jaulas con animales vivos mostraban como funcionaba la convivencia del hombre con el entorno natural del que se alimentaba. Y todo a buen precio o incluso gratis para sorpresa de quienes se han acercado al pueblo atraidos por la celebración de estas jornadas.

MÚSICA, DANZA, TEATRO Y JUSTAS MEDIEVALES

Magníficas fueron las actuaciones del viernes por la noche, con la representación de los pequeños y la elegancia de los bailes dirigidos por Vanesa González al ritmo de tonadas medievales interpretadas por músicos locales. Entretenido y con una buena puesta en escena fue el teatro de la noche del sábado y espectaculares fueron las justas medievales de la tarde del domingo, con arqueros, soldados y cabelleros mostrando lo que también era parte de la vida medieval. Y para mayor mérito, todo puesto en práctica por corraleños. ¿Todo?... Bueno, el grupo de gaitas Rías Secas que puso fin a las Jornadas Medievales tuvo que venir de Toledo. El broche final, junto a los gaiteros, lo puso el Gupo de Danzas de Cabezamesada poniendo en escena una selección de su repertorio. También ellos, al igual que la mayoría de los vecinos, disfrutaron enormemente del último fin de semana de julio. Fue tan caluroso en lo climatológico como en el ambiente que se vivió durante los tres días. Tan solo queda esperar que el año pròximo sea, si cabe, mejor. Si depende de los corraleños, seguro que será así. 

0
0
0
s2smodern