María Jesús Muñoz. Poesía

c_280_300_16777215_00_images_fotos_entrevistas_mjesus.jpgEl susurro de sus versos es el viento cálido de La Mancha, ese viento que rompe el silencio con un interminable soplo sin horizonte que lo detenga, ese viento que a María Jesús Muñoz la atapó en sus más tempranos años y la ha acompañado a lo largo de su vida desgranado sentimientos colocados en los límites del tiempo. Su pueblo, sus campos, su gente... asoman por sus poemas como gotas de rocío prendidas a las palabras, luchando contra el tiempo y el olvido, atrapadas en el instante, ese instante en el que "a veces el destino nos espera sentado en la esquina, o en el reloj del camino y es un instante de magia y sentido".

 

PREGUNTA: Creo que eres una de las personas más visibles de la poesía de Corral, o al menos una de las divulgadoras más activas y que compartes tu poseía. ¿Se acerca la gente joven a la poesía?

RESPUESTA: Ante todo gracias por acordarte de mí para este apartado de entrevistas. Hace ya ocho años comencé a colaborar con la Asociación de la mano de Ana Ramírez y amigos de Mari Carmen. Mi primer objetivo fue dar a conocer mi poesía al pueblo. Ahora trato de dar a conocer a los clásicos y a otros autores, que participan con nosotros en los recitales. La poesía está abierta a todos. Este año tenemos con nosotros una chica de 13 y otra de 21 años.

P: Las redes sociales que se han colado en nuestras vidas están generando una cantidad ingente de ruido en la comunicación, hasta el punto de ser insoportable. ¿Cabe la poesía en este sistema abrumador de intercambio de mensajes a un ritmo trepidante? ¿Es posible transmitir poesía con los pulgares?

R: Hace tres años que abrí un blog de poesía. Puedo decirte que ha sido una experiencia gratificante. Internet me ha puesto en contacto con escritores de diversas partes del mundo y juntos compartimos y aprendemos. Es posible transmitir poesía y vida con los pulgares cuando la inspiración y buena voluntad imperan y la distancia y el tiempo  dejan de ser un problema, porque todo llega al instante. No obstante, soy consciente de que  hemos de tener  mucho cuidado con internet y la cantidad de redes sociales, hay gente de todo tipo, que puede manejar datos personales para otros  intereses, que no son precisamente la buena comunicación y el entendimiento.

P: Los superrealistas, con la técnica del “cadáver exquisito” creaban poemas combinando las palabras que de forma aleatoria salían de un recipiente. Esa técnica, trasladada a las herramientas digitales que nos proporcionan los ordenadores de hoy podría hacer que éstos nos confeccionaran una poesía a medida, que quizá sí fuese poesía, pero ¿tendría alma?, ¿transmitiría sentimiento?

R: A través de los blogs he visto algún experimento de ese tipo en prosa. Personas de diversas partes del mundo creando una historia, que al final dejaba de tener interés, porque no había un hilo conductor, sino varios hilos, que difuminaban la historia por diversos caminos y confundían al lector. En poesía he observado seriedad y gran interés por parte de los autores. No creo que ese experimento tuviera éxito, sería algo muy impersonal, mecánico y práctico, que como tú dices, le faltaría alma y sentimiento, algo fundamental, según mi punto de vista.

P: Bertold Brecht, el gran antisentimentalista, proclamaba un distanciamiento de la contemplación lírica de las cosas y de la subjetividad, él defendía una función didáctica de la literatura. Tu poesía, sin embargo, es bastante íntima y personal, lo que, en ocasiones, puede llevar a la utilización de códigos semánticos no siempre entendibles por el receptor. ¿Por qué y para quién escribes poesía?

R: He estudiado a Bertold Brecht, su filosofía y su momento histórico y personal. Entiendo porqué era antisentimentalista. En la literatura caben todas las filosofías y vanguardias, porque todas aportan conocimientos y experiencias del ser humano, que lucha por expresarse, por ser y estar en la vida.

Tenía necesidad de expresar sentimientos y al mismo tiempo luchar contra el tiempo, que poco a poco nos lleva a la muerte y al olvido.

Comencé a escribir muy joven, a los doce años. Tenía necesidad de expresar sentimientos y al mismo tiempo luchar contra el tiempo, que poco a poco nos lleva a la muerte y al olvido. Soy consciente de que la poesía me acerca al misterio del universo, es todo un reto, porque trato todos los temas del espíritu. Mi poesía es íntima, filosófica y a veces metafísica. Parto de la naturaleza, desde donde nace, crece y madura el hombre, buscando siempre su esencia a través de la palabra, su ritmo y su armonía. La poesía puede llegar a ser una experiencia vital muy enriquecedora, cuando se va descubriendo en profundidad con todos los valores y matices humanos. Puede ser un encuentro con uno mismo y a la vez un encuentro con los demás, sintiéndonos iguales, compartiendo e intuyendo circunstancias y vivencias, que nos llevan a todos a mejorar nuestro mundo, al tiempo que perfeccionamos el propio interior. Efectivamente utilizo metáforas y símbolos, que suelen entenderse, cuando no es así, estoy  dispuesta a explicar su sentido. En definitiva escribo para los amantes de la naturaleza y del espíritu. Mi poesía busca siempre la profundidad del sentimiento, de los valores humanos, del misterio de las cosas. Creo que voy siguiendo la pista del Creador, como hacen los científicos a través de la física cuántica.

P: Me atrevo a decir que los Veranos Culturales de la Asociación se han convertido en una plataforma desde la que lanzar tu poesía y dar a conocer a nuestros clásicos, y es una pena que no haya más iniciativas de este tipo. Este año le ha tocado el turno a Bécquer. ¿Por qué este poeta del romanticismo tardío?

R: Ahora mismo, como he dicho antes, mi objetivo son los clásicos. Trato de tocar los grandes maestros españoles, Miguel Hernández, Garcilaso de la Vega y este año Bécquer. El año que viene, posiblemente, seguiremos con Machado. Bécquer nos muestra la magia del sentimiento de forma sencilla y directa. Según él, el hecho poético es real y anterior al poema, genera una emoción. En el poema trata de evocar esa emoción, consciente de la limitación del lenguaje. Para Bécquer la poesía reside en el misterio, la belleza y el amor. Personalmente, creo que es un poeta de gran intuición, consciente de la grandeza del espíritu humano, que supo transmitir el sentimiento de forma sencilla, mágica y muy bella. Influyó en grandes poetas de la historia y seguirá influyendo en todas las generaciones. Por tanto, es importante y será grato escuchar de nuevo sus poemas el día 18 de agosto en el patio de doña Leoncia.

P: Los clásicos y quienes en ellos se han inspiraron nos enseñaron que se puede hacer poesía siguiendo unas reglas de ritmo y medida. Diferentes movimientos se han empeñado en desterrar estas normas en beneficio de la libertad de creación (que en ocasiones es más por desconocimiento o incapacidad). ¿Cómo ves tú esta dicotomía creativa?

R: Puedo decirte, que nuestros clásicos nunca se vieron limitados por las reglas poéticas. La lengua española es muy rica, tiene infinidad de palabras y expresiones, que se adaptan a todos los tipos de versos, romances, sonetos, redondillas, etc. Actualmente hay gran libertad y vemos versos libres y de todo tipo. Personalmente pienso, que la poesía aparte del mensaje y el sentimiento, debe llevar cierta armonía, que también se puede conseguir sin estar sujeta a las reglas. Cada cual es libre para expresarse de la mejor manera que sepa, claro está.

Cada cual es libre para expresarse de la mejor manera que sepa.

P: En tiempos difíciles para la expresión, Gabriel Celaya escribió:

Maldigo la poesía concebida como un lujo
Cultural por los neutrales
Que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quién no toma partido hasta mancharse.

En los tiempos que corren de medias verdades y eufemismos ¿nos vendría bien una poesía reivindicativa de marcado carácter social?

R: El poeta es la voz del pueblo, como decía Miguel Hernández, y es natural que grite y reivindique  los derechos del pueblo. Actualmente, es necesario que el poeta sea consciente de la falta de valores humanos, que conlleva nuestra sociedad materialista y su crisis económica. Esta falta de valores da lugar a injusticias y comportamientos, que degradan poco a poco a la naturaleza y al ser humano. Por tanto, sí es necesario que los poetas alcen sus voces y griten sus verdades. El espíritu humano debe sobrevolar este declive materialista y tomar las riendas de su destino.

P: Los sustantivos son palabras neutras que simplemente evocan cosas. Son los adjetivos las partículas que dan el tono negativo o positivo a los nombres que designan esas cosas. ¿Qué adjetivo colocarías junto a la palabra Corral?

R: Me hiciste pensar. Creo que pondría dos adjetivos: “fértil y entrañable”. Ahí resumo mi visión objetiva y subjetiva. La tierra de Corral es rica en productos agrícolas y en personajes históricos y culturales. Además, en Corral tengo todas mis raíces, es mi pueblo, mi familia y mi gente.

En Corral tengo todas mis raíces, es mi pueblo, mi familia y mi gente.

P: Si alguien que quiere iniciarse en la poesía te pregunta por dónde empezar, ¿qué tres nombres le darías?

R: No puedo olvidarme de los poetas del Siglo de Oro, por supuesto. No obstante, nombraría a tres poetas del pueblo muy asequibles y cercanos, que conllevan en sus versos toda la tradición anterior y los grandes temas universales como son: Bécquer, Machado y Miguel Hernández

P: ¿Cómo sería un mundo sin poesía?

R: La poesía aporta belleza, profundidad espiritual y transcendencia. La poesía es necesaria para vislumbrar el alma y ser conscientes de su inmensidad. Por tanto, un mundo sin poesía sería un mundo superficial, vacío, inconsistente y caduco…

Por último me gustaría citar una frase de Wayne Dyer: “Somos seres espirituales, que vivimos experiencias humanas”. Quizá por eso necesitamos el campo mágico, espiritual y trascendente de la poesía para expresarnos y ser.

Mi gratitud por darme la posibilidad de expresarme y espero seguir estando muy cerca de vosotros a través de la Asociación Cultural.

0
0
0
s2smodern