Julián Lominchar Martínez. Animador, ilustrador

Desde pequeño, con las ideas claras

Conocemos su trabajo por las perlas de humor gráfico que nos deja en cada número de la revista Aloyón, retratando personajes y situaciones que vemos cotidianamente a nuestro alrededor y que, de alguna forma, conforman nuestra idiosincrasia. Pero Julián Lominchar vuela más alto, su trabajo ha llegado hasta el mismo Hollywood de la mano de Trueba y Mariscal. Actualmente se encuentra realizando animaciones para el canal temático Clan  de TVE, en la serie "Clanners" y aún le sobra tiempo para enseñarnos sus ideas y dedicarnos algún que otro personaje en su blog.

 c_280_300_16777215_00_images_fotos_entrevistas_julian-lominchar-martinez.png

¿Cómo empieza un corraleño en esto de los dibujos animados y la ilustración?¿Fueron duros los comienzos?

Ante todo quiero dar las gracias a la “Asociación de Amigos de Corral de Almaguer" por ofrecerme este espacio en su sección de entrevistas a corraleños involucrados en la cultura. Me parece una iniciativa fantástica para conocer a personas que hacen de la cultura y el arte su forma de vida. Mi enhorabuena.

Los que me conocen saben muy bien que desde pequeño tenía claro que lo mío era esto de la animación y la ilustración. Recuerdo que pasaba horas y horas dibujando, y tenía todos los libros y cuadernos llenos de dibujos, bocetos de personajes, animales, objetos, en fin… todo aquello se me pasaba por la cabeza. Seguro que más de uno hacía como yo, y trazaba en la esquinita de sus libros de texto pequeños personajes en distintas posiciones que, al pasar las páginas de manera rápida, producían el efecto mágico del movimiento. Así empecé yo a hacer mis primeras animaciones.

Con 18 años y recién terminado el C.O.U. seguía con la misma idea obsesiva en la cabeza: quería hacer dibujos animados. Había visto más de cien veces las películas de animación de Disney del tipo de El Rey León, Fantasía o El Jorobado de Notre Dame y seguía ilusionado como el primer día. Contemplaba asombrado los making off en los que se mostraba cómo se hacían esas películas desde su proceso creativo hasta el resultado final. Para mi era auténtico arte en movimiento, en el que se mezclaba la animación junto con la interpretación teatral, la música, el colorido, el diseño... en definitiva: un festín para los sentidos.

Buscando dónde aprender, descubrí una de las dos únicas academias que por aquel entonces existían en España y que afortunadamente se encontraba en Madrid. No lo dudé ni un momento y me matriculé. ¡Por fin había encontrado lo que buscaba! Ahora quedaba lo más difícil, decirle a mis padres aquello de “papa, mama, quiero hacer dibujos animados”  sin que se me quedaran mirando como a un bicho raro; pero no hubo problema, todo lo contrario, mis padres me vieron tan involucrado en el tema, que se dieron cuenta que no podría estudiar otra cosa, por qué no iba a funcionar. Fue así cómo recibí todo su apoyo, a los cuales les estaré eternamente agradecido.

Una vez conseguida la diplomatura en la academia, complementada con clases de anatomía al natural impartidas en el Círculo de Bellas Artes, salir al mercado laboral me supuso una auténtica pesadilla, pues los comienzos nunca han sido fáciles. Uno en su casa o en su pueblo puede considerarse muy buen dibujante, pero cuando llegas a la capital y ves a tus profesores y compañeros, algunos muchísimo mejores  que tú, te das cuenta de lo mucho que te queda por aprender, y lo duro que puede resultar el camino.

 

Posiblemente, tu mejor experiencia, por el momento, sea haber trabajado con Fernando Trueba y Javier Mariscal en un proyecto que fue nominado para un Óscar de la Academia Cinematográfica de Hollywood. ¿Qué ha supuesto esto para tu carrera?

Desde el principio, nada más proponerme trabajar en la película y ver la ficha técnica, el guión, los diseños, la historia, y saber que nos rodeábamos de un montón de artistas nacionales e internacionales de primera categoría, tuve la corazonada de que estábamos creando “algo grande” en todos los sentidos.

Poner en tu curriculum que has trabajado en una película nominada al Oscar, pasando antes por llevarse su correspondiente Goya, vende.

Tú fíjate: año 2009, en plena era digital, todas las películas de animación que llegan del otro lado del charco son en 3D. Cada una de ellas se vende como la mejor y la que cuenta con la última tecnología del momento, con cientos de efectos especiales, con vertiginosos y mareantes movimientos de cámara y efectos sonoros alucinantes. Mientras tanto, aquí en España estábamos haciendo una película de animación tradicional (que supone hacer a mano 24 dibujos para conseguir un segundo de metraje) con un guión adulto, unos diseños bastante planos y conceptuales, música de Jazz, ambiente Cubano caluroso y apasionado, con matones, mafiosos, sexo, prostitutas, ladrones y soñadores. Como ves el molde es totalmente distinto.

Como estaba dirigido por un director de verdad, como es Fernando Trueba, y el estilo del diseñador Javier Mariscal, el coctel dio como resultado algo verdaderamente potente. Te puedo asegurar que más de un productor y entendido en el cine que daban por hecho que la animación tradicional estaba pasada de moda y obsoleta, se quedó con la boca abierta y se llevó un buen chasco al ver hasta donde llegó la película.

No tuve ninguna duda de que esta película marcaría un antes y un después en la industria de la animación española, consiguiendo todos los premios europeos en la categoría de animación, hasta llegar al mismísimo Oscar de Hollywood. Estamos ante el tipo de cine que no funciona excesivamente bien en taquilla, pero que pasado un tiempo pasa a ser considerado como "película de culto". Y claro, la academia de Hollywood eso le encanta, porque es un cine más interesante que el de “usar y tirar” que ellos mismos nos venden. Luego comprobamos que no pudo ser, por que los americanos ante todo apoyan su industria, pero llegar hasta donde llegó ya constituyó todo un premio. Fue una apuesta muy arriesgada en todos los sentidos, y la verdad es que estoy muy, pero que muy orgulloso de que se hiciera aquí en España, y mucho más por el hecho de haber participado en ella.

Debo reconocer que, a parte de la satisfacción personal, laboralmente me abrió varias puertas y afortunadamente lo sigue haciendo. Son muchas las preguntas que recibes referidas a este trabajo, cuando contactas con una empresa por primera vez y quieren saber de ti. No hay duda de que eso de poner en tu curriculum que has trabajado en una película nominada al Oscar, pasando antes por llevarse su correspondiente Goya, vende. Sin embargo, no deja de ser una colaboración más en un proyecto aislado, del que te tienes que quedar con lo mejor, y del que tienes que aprender lo máximo posible, como en cualquier otro proyecto.

 

Si miramos los “staff” de las grandes productoras americanas, encontramos siempre ilustradores españoles con gran talento que aquí no han encontrado su hueco. Por otra parte, hay “storyboards” que no ven la luz y son verdaderas obras de arte. ¿Cómo ves la animación en España? ¿Es rentable?

Bien, primero explicar que un Storyboard es la primera expresión gráfica de un proyecto animado a modo de viñetas con imágenes específicas que van contando la historia y mostrando a sus personajes. Digamos que es como un comic, del cual se saca luego la película.

Cada vez es más normal en esta profesión, encontrar a gente que tiene que hacer las maletas para buscar un trabajo donde desarrollar sus dotes de artista. También es cierto que la mayoría de los dibujantes se van por temporadas cortas, regresando pasado un tiempo a España, donde, con un rodaje profesional ya marcado, ejercen sus dotes y conocimientos en producciones que se desarrollan en nuestro país, las cuales, todo hay que decirlo, no siempre son españolas, pues la verdad es que en España se hace mucho trabajo destinado a proyectarse en otros países.

Desgraciadamente, hasta la fecha no contamos con una industria cinematográfica de animación que esté asentada y fuertemente consolidada en nuestro país, como para poder dedicarte a esta profesión con una seguridad laboral concreta. No olvidemos que el mundo del cine es muy inestable, hay rachas en las que se te acumula el trabajo junto a otras en las que no te comes un colín. Con lo cual, si te quieres dedicar a esto y persigues llegar a ser un gran profesional, lo mejor es marcharte a ciudades como Londres, Praga o París, dentro de Europa, o Los Ángeles, San Francisco o Nueva York, en Estados Unidos. Posibilidad ésta que no solo no descarto en ningún momento, si no que de echo es una experiencia que me gustaría vivir algún día, aunque cada cosa a su tiempo. 

Sabemos que cada vez se apuesta más por este modo de hacer cine, tanto a nivel mundial como en nuestro propio país, necesitándose por ello un creciente número de profesionales. Afortunadamente, aunque estamos en tiempos difíciles para todos, todavía quedan "locos productores" que intentan sacar adelante en España, con producción totalmente española, grandes proyectos y con niveles de calidad comparables a cualquiera de los productos de Hollywood. Eso sí, con un presupuesto diez veces más bajo, todo hay que decirlo.

En este sentido, los españoles siempre han tenido fama de ser buenos artistas y estar muy bien formados a todos los niveles. Ten en cuenta que nuestra trayectoria animada es de las más antiguas de Europa, empezando por el primer largometraje europeo de animación tradicional a color llamado "Garbancito de la Mancha" estrenado en el año 1945. Continuamos siendo pioneros en la realización de la primera película europea de animación por ordenador titulada “El bosque animado” (sí, se llama igual que la de imagen real protagonizada por Alfredo Landa). Sin olvidarnos de “Planet 51” (la producción cinematográfica más costosa realizada en España hasta la actualidad) y la película española más taquillera del año 2009 a nivel mundial, proyectada en 3500 salas de EE. UU. Y con la más actual "Chico y Rita" volviendo hacer historia gracias a su nominación al Oscar.

Pero donde nuestra imagen se consolidó como verdaderos pioneros en la animación, dando la vuelta al mundo, fue en los años 60 con "Estudios Moro" responsables de personajes tan entrañables como "La Familia Telerín" , "La calabaza Ruperta", "El chollo" y un sin fin más de productos animados tanto para series como para publicidad y largometrajes. Fue en esa época donde se forjaron los verdaderos orígenes de la animación española como referente, y donde empezaron a salir verdaderos profesionales del medio.

 

El mundo digital ha cambiado radicalmente la forma de trabajar. Las herramientas que nos ofrece reducen los tiempos de ejecución y las posibilidades de corrección de forma asombrosa, y nos permite acometer proyectos más complicados. ¿De qué manera crees que estas nuevas formas facilitan o condicionan la inspiración?

¡Buf!... a ver, te cuento. Todos sabemos que cuando has aprendido un programa a la perfección, llega otro nuevo que deja al anterior totalmente obsoleto y vuelta a empezar. Así son las nuevas tecnologías. Si realmente quieres trabajar en esto, es necesario estar actualizado con los nuevos softwars de la profesión, pues cada vez es más frecuente que las empresas te piden “de todo” para poder ejercer como profesional. Aunque sinceramente, creo que se está sobredimensionado el hecho de saber muchos programas de arte gráfico, ya que en ocasiones un par de ellos bien aprendidos y exprimidos en todas sus posibilidades, pueden resultar tan eficaces como otros más específicos. Esta obsesión por dominar muchos programas mal, en vez de pocos bien, es fruto de las exigencias de los directores de los proyectos, que con cierta frecuencia, demuestran no tener ni idea de su realización, ni de qué tipo de programas utilizar; por lo que pidiendo de todo piensan que solucionan el problema... (jajaja).

Las nuevas tecnologías, al estar al alcance de todos, han propiciado una verdadera revolución.

Las nuevas tecnologías, a mi modo de ver, hacen que la distancia entre los grandes artistas ya consolidados y los que comienzan su camino, se acorte a niveles imaginables anteriormente. Un chaval en su casa, con buenas herramientas digitales y grandes conocimientos en dibujo y animación, puede llegar a obtener resultados verdaderamente asombrosos y semejantes a cualquier producto de mayor presupuesto y nombre. Digamos que las nuevas tecnologías han acortado el sistema de trabajo tanto, y ofrecido tan buenos acabados, que cada uno puede hacerse (siempre que sepa manejarlo bien) sus propios proyectos personales con una calidad tan impresionante como su conocimientos e imaginación le permitan. Por ello, es cada vez más frecuente encontrar proyectos de gente recién salida de la escuela o academia, presentados en afamados festivales de animación, ya sea compitiendo en alguna categoría, o simplemente para dejarse ver ante los críticos y entendidos del cine. Esto es realmente "alucinante" y las nuevas tecnologías, al estar al alcance de todos, han propiciado una verdadera revolución en ese sentido.

 

Cuando en Corral hablamos de pintores, como herramienta, nos referimos a los lápices de colores. ¿Qué prefieres, “pintores” o tableta? ¿Qué es más cálido?

El papel y el lápiz siempre tendrán el sitio que les corresponde, pues de ahí ha salido todo lo referente al arte, bien sea digital o artesanal. Te puedo asegurar que grandes animadores que ahora trabajan con el ordenador para hacer animación digital, no dejan de utilizar la técnica de abocetar y construir los dibujos a lápiz, para tomarlos como referencias, para, una vez dado el visto bueno, traspasarlos al formato digital. El lápiz sigue siendo el mecanismo más rápido a la hora de plasmar ideas y empezar a crear nuestro trabajo. Otra cosa es que el acabado final, cada vez más enfocado a la perfección visual, nos lleve a utilizar los nuevos softwars que hacen que realmente obtengamos un acabado profesional.

Yo personalmente, a pesar de estar acostumbrado a utilizar los nuevos programas y herramientas, sigo utilizando esta manera de dibujar para trabajos concretos, pues es donde mejor se puede soltar uno a la hora de imaginar y crear nuevos personajes y bocetos. Te diré que precisamente el cómic que habitualmente preparo para la revista Aloyón, comienza de esa manera. Es decir: plasmando con el lápiz las ideas, ubicación de personajes, bocetos, expresiones, composiciones, etc...  y ver como poco a poco van tomando forma, para, una vez concretada la idea y los personajes que quiero plasmar, pasar a continuación a utilizar la tecnología digital para darle un mejor acabado.

Soy de los que piensan que, por mucho que nos puedan ofrecer las nuevas tecnologías, no creo que sea comparable con la calidez de un dibujo hecho y pintado a mano. El hecho de poder tocarlo y comprobar que de verdad existe, es una sensación totalmente diferente y tan gratificante, que todavía no se ha inventado la tecnología que iguale eso.

 

Tus ilustraciones poseen un alto grado de detalle, técnicamente están muy bien realizadas, pero con las posibilidades de ejecución de las herramientas digitales ¿tiene sentido el hiperrealismo?

Por supuesto que lo tiene. Todo arte o forma de crear las cosas tiene sentido si para uno mismo lo tiene. Nunca hay que dejar de hacer las cosas como uno cree que puede hacerlas o cómo quiere hacerlas, aunque se piense que las nuevas tecnologías han abordado ya ese tema y lo han dejado obsoleto. Esto es totalmente falso y ha provocado no poca confusión en los medios artísticos. Otra cosa es que en el mercado laboral te exijan hacer las cosas de una manera determinada, eso es diferente. Pero cuando hablamos de arte... todo, absolutamente todo, vale.

Creo que aquí cabe decir, que al igual que ocurrió cuando llegó la televisión augurando el fin de la radio, o la fotografía en pleno siglo XIX sembrando las dudas sobre la continuidad de la pintura y el retrato realista, el tiempo no ha dado la razón a ninguna de estas profecías. Hoy en día se sigue oyendo la radio y se siguen haciendo retratos hiperrealistas, y muy cotizados por cierto, ahí esta el pintor Antonio López, por poner un ejemplo, cuyos cuadros son valorados en todo el mundo por más que estemos en el siglo XXI y en plena era digital. El hiperrealismo, como arte, seguirá existiendo junto a las nuevas tendencias, sujeto a las fluctuaciones de la moda de cada época.

En el caso del cine pasó y pasa algo parecido. Cuando llegó la revolución de la animación por ordenador, todas las grandes empresas y todos los productores dejaron de lado la animación tradicional por “anticuada", intentando abrir mercado con producciones digitales, cada cual más moderna y costosa, llegando al punto de producirse una etapa de colapso de películas animadas, que es en el que estamos en la actualidad, y en el que una vez digerida semejante indigestión de películas, se vuelve a retomar la animación tradicional, como expresión artística, e incluso a nivel industrial, donde se han vuelto a hacer y se siguen haciendo películas con la antigua técnica que asentó las bases de la animación y que hoy en día son utilizadas por las últimas "megaproducciones" en animación digital. Y es bien sabido dentro de nuestra profesión, que para ser un buen animador por ordenador, antes has de saber las bases y conocimientos de un buen animador tradicional, aparte de dominar a la perfección la anatomía humana y el dibujo en general. En caso contrario, es muy difícil dotar de "alma" a los personajes, por muy bien que se sepa manejar un programa.

Otro ejemplo referido a este tema, son las animaciones obtenidas con el sistema de "Stop Motion", es decir, las películas realizadas por captura de movimiento, como "Pesadilla antes de Navidad" y "La Novia Cadáver", las dos del afamado director Tim Burton, o series como "Wallace y Gromit", las cuales, aparte de dar grandes ganancias a sus productoras en el mercado del cine y la televisión, supusieron el regreso, cada vez más afianzado, de una técnica tan antigua como el cine, que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos, por medio de la captura de imágenes, fotograma a fotograma. Como ves, en esto del arte y la creación caben todo tipo de formas, maneras, estilos y técnicas. Y seguimos explorando. 

 

¿Para cuándo alguna exposición?

En nuestro pueblo cuando uno oye hablar de "exposición de un artista corraleño" se espera ver pinturas donde se refleje la ermita, los campos de viñas o la plaza mayor con su torre.

Bueno, si te soy sincero, nunca me he planteado hacer una exposición en Corral, no creo que encaje bien mi trabajo a nivel de exposición, ya que en nuestro pueblo cuando uno oye hablar de "exposición de un artista corraleño" se espera ver pinturas donde se refleje la ermita, los campos de viñas, la Virgen de la Muela o la plaza mayor con su torre. El tema que yo abordo es, todavía hoy, algo muy concreto y específico que entra dentro de los denominados frikys, y por lo tanto no creo que sea comprendido como arte con mayúsculas en nuestro pueblo. No es fácil reconocer el justo valor de unos storyboards de películas, layouts de las mismas con indicaciones del director y el realizador, bocetos de series animadas, personajes y tiras cómicas, o animaciones realizadas con la técnica de animación tradicional, por que no ha habido cultura para ello. Pero se que cada vez hay más gente a la que le interesa este tipo de procesos y profesiones, y aunque reconozco que en Corral todavía no he encontrado muchos, seguro que los hay.

 

Desde hace años colaboras con la revista local Aloyón publicando historias gráficas desde el humor. ¿Qué respuesta percibes de tus paisanos sobre este trabajo?

Reconozco que desde que hice la primera aportación gráfica, exactamente el año del centenario del Quijote, donde se podía ver a los protagonistas pasando por tierras corraleñas, no he parado de recibir felicitaciones por parte de la gente. Y según iba retratando en mis tiras cómicas las diversas situaciones y los distintos acontecimientos y tradiciones de nuestra localidad, iba gustando aún más.

Están hechos de tal manera que todos creamos ver reflejadas a personas que conocemos, o nos son cercanas, así como dichos y expresiones escuchadas en nuestras familias o círculos de amigos; eso, creo yo, los hace más cercanos y entendibles para toda la gente de nuestro pueblo, y estoy seguro que es ahí donde radica su acierto. Todo, por supuesto, tratado con mucho cariño y respeto como no puede ser de otra manera. Eso sí, cuando lo enseño fuera del pueblo, solo se quedan con el apartado gráfico, pues si no eres de Corral de Almaguer, es bastante difícil que lo comprendas.

Cierto es también que he tenido alguna que otra “queja” por parte de algunas organizaciones de carácter conservador, que no han sabido aceptar con una sonrisa o no han querido ver la inocente crítica a modo de sátira. Precisamente algunas reflexiones hechas a la iglesia o a los políticos no parecen haber sido del agrado de todos, a pesar de ser de las instituciones más satirizadas a lo largo de la historia. Algo bastante comprensible en nuestro pueblo, pues los poderes públicos junto con la Iglesia no parecen acostumbrarse a la crítica, por muy suave e inocente que ésta sea.

Y como anécdota, quiero contar que ha habido alguna que otra confusión con mi nombre, respecto de otros corraleños llamados y apellidados de igual manera, a los cuales se les ha atribuido el cómic sin tener nada que ver. Cosa normal por otra parte, ya que no todo el mundo me conoce. Reconozco que tuvo su gracia.

 

¿Qué posibilidades hay de ser ilustrador en Corral?

Pues más de las que creemos. Ahora mismo, con las nuevas tecnologías y en plena era de internet, se necesitan muchos ilustradores para trabajar tanto en diseño de páginas webs, como en la realización de contenidos a modo de “banners publicitarios” o pequeñas animaciones gráficas. Vemos que cada vez hay más páginas webs de nuestro pueblo, y si realmente algún corraleño (no sé si ya lo hay) se propusiera trabajar en este tipo de contenidos, tanto en nuestro pueblo como alrededores, podría encontrar un hueco bastante interesante que conquistar. Eso sin recoger las asombrosas facilidades que nos proporcionan los medios, pues un ilustrador puede estar trabajando perfectamente en Corral de Almaguer para una empesa americana, europea o china. Esto es formidable. Aunque, para qué nos vamos a engañar, si tus ambiciones son otras, seguramente tengas que marcharte a Madrid o Barcelona como mínimo para trabajar en este campo, ya que no hay mejor manera de aprender la técnica que codeándote in situ con otros profesionales tanto nacionales como internacionales. Es cuestión de elegir, y de mucho, muchísimo esfuerzo.


¿De qué manera podría apoyar este tipo de actividad la Asociación Cultural?

Pienso que sería todo un acierto el que hubiera más oportunidades y más opciones para dar a conocer las obras de personas corraleñas, y creo que en la revista Aloyón y en vuestra página web, caben más aportaciones y más artístas.

Podría ser una buena idea el hacer un llamamiento a la participación, tanto en la revista Aloyón como en la web de la Asociación, y que la gente pierda el miedo (si es que lo tiene) a publicar sus trabajos y aportaciones ilustradas, bien sean cómics, viñetas gráficas, tiras cómicas e irónicas. Creo que cualquier tipo de plataforma de difusión valdría para utilizarla como hilo conductor a la hora de dar a conocer cualquier tipo de colaboración por parte de los corraleños, y se que vosotros podríais fomentar un poco más este tipo de proyectos.

Otra idea no menos importante y artística, aunque no sé si desde la Asociación podéis mover algo al respecto, es plantear al Ayuntamiento el volver a hacer concursos a nivel local para la portada del programa de las diferentes fiestas corraleñas. Era una magnífica ocasión para saber del trabajo de muchas personas anónimas, dándoles así la oportunidad de contribuir de una manera muy satisfactoria a la cultura corraleña. Es una pena que no se fomentara más este tipo de colaboraciones, pues estoy totalmente seguro de que más de uno estaría interesado en participar. Siempre ha habido mucho artista en Corral. Supongo que se podría plantear al Ayuntamiento, y puede que ellos estén encandos de recibir la proposición. Ahí queda eso.

 

Has colaborado con el historiador local Rufino Rojo en la promoción de sus últimas publicaciones. ¿Sería viable una “Historia Ilustrada de Corral” con tu estilo?

Digamos que a modo de pequeñas aportaciones en formato cómic lo estoy haciendo, reflejando en cada uno de ellos acontecimientos concretos y costumbristas de nuestro pueblo. Pero reconozco que es tentador, y daría mucho juego poder hacer algo parecido a un libro ilustrado, recogiendo la vida corraleña desde una perspectiva de humor y sarcasmo. No creas que no lo he pensado y más de uno me lo ha planteado de manera muy informal, pero para ello necesitaría mucho tiempo, del cual no dispongo actualmente. Mientras tanto continúo colaborando con la revista, encontrando siempre un hueco para aportar mi granito de arena a la cultura corraleña, quitándoselo a otros proyectos y a las horas de sueño.

De la colaboración con Rufino, puedo decir que fue muy gratificante, pues planteamos un video promocional para la venta de su libro en aproximadamente mes y medio de trabajo, y a ratos, por supuesto, donde teníamos una idea muy clara de lo que queríamos plasmar "imágenes y música en movimiento". Buscamos documentación muy concreta, relacionadas con lo que se contaba en el libro, y le añadimos el potente y perturbador "Dies irae" del Réquiem de Mozart, con eso teníamos ya el éxito asegurado. Creo que fue un acierto poder proyectarlo en el patio de Doña Leoncia en pantalla grande y con un sonido verdaderamente envolvente.

 

¿En qué estás trabajando ahora y en qué proyectos te gustaría meterte?

Actualmente trabajo para la serie "Clanners" de Televisión Española, que son unos personajes corporativos del canal "Clan". Formo parte del departamento de preproducción y me encargo de hacer las "animáticas" de cada episodio o canción, las cuales consisten en crear el primer documento visual con animaciones muy concretas, y dibujos a modo de bocetos, que junto con el realizador y el director de la serie, se van supervisando a la vez que aportando los primeros movimientos de cámaras, zooms, duración de planos, interpretación de personajes, etc. para, una vez aprobados, pasárselos a los animadores por ordenador, sirviéndoles de referencia para realizar el episodio que podrá ver el espectador en pantalla.

También formo parte del primer proyecto de animación por ordenador en estereoscópico realizado en Europa (para poder verlo con gafas 3D) bastante ambicioso y singular, que se empezará a realizar en España en breve, basado en las novelas del autor estadounidense Howard Phillips Lovecraft, "Las crónicas de Cthulhu". Abordando el género adulto de ciencia ficción y terror, en el cual me encargo de los Storyboards para un primer cortometraje, planteado para proyectarlo por festivales y citas importantes de la animación, y posteriormente seguir con el largometraje. Este proyecto, lo cierto es que de inversión española tiene poco, puesto que al ser un tema demasiado americano, los inversores son también estadounidenses. Es allí donde mayoritariamente se empieza a difundir, aunque toda la parte creativa de la película, directores, guionistas, realizadores, dibujantes, animadores, y productores sean españoles. Cuando me plantearon poder colaborar en esta producción, dije que sí con los ojos cerrados, pues veía que iba a ser una ocasión única de volver a involucrarme en el cine y a lo grande. Veremos como va evolucionando y la forma que va cogiendo.

Aparte de estos proyectos, siempre tengo en mente la elaboración de un cortometraje a nivel personal, donde poder plasmar los conocimientos adquiridos en todos estos años de aprendizaje. Para ello, tengo la música, la idea, la localización, los personajes e incluso el guión desde el principio hasta el final. Eso si, ahora mismo está todo en mi cabeza, esperando poder contar algún día con tiempo suficiente y alguna que otra subvención para poder sacarlo a la luz.

Quiero dar ánimos a los nuevos y valientes dibujantes que quieran encauzar su vida hacia la cultura y el arte, ya sea a nivel local, como nacional o incluso internacional, para que no pierdan nunca las ganas y la ilusión que se necesita para llevar a cabo este duro camino, en el cual no faltarán altibajos y momentos de desánimo, pero que una vez superados ten por seguro que te harán más fuerte.

Muchas gracias por vuestra atención.

Puedes ver el trabajo de Julián Lominchar Martínez en http://ringorron.blogspot.com.es

0
0
0
s2smodern